jueves, 29 de abril de 2010

Un doblete para el cierre de gira

Teatro de Verano. Se presentarán el 7 y 8 de mayo, con La Saga como banda invitada


Con nuevas canciones ya muy cerca del estudio de grabación, los NTVG le pondrán un cierre simbólico a la gira que "los tuvo a los saltos" en los últimos meses. Será con dos funciones en el Teatro de Verano para las que quedan muy pocas entradas.

Estaba cantado. La segunda fecha, la del sábado 8, era una fija en los pronósticos de cualquier vidente aficionado. El público de la banda se mueve con fidelidad de hinchada futbolera y esta es, al menos por ahora, una de las pocas oportunidades para agitar banderas en directo.

Emiliano Brancciari lo define con la pericia y la economía de palabras que da el oficio: "será un show de cierre de gira. Hemos tocado en un montón de lados las canciones del último disco, y queremos volver a tocarlas en Montevideo". Ademas "vamos a tocar obviamente canciones de todo nuestro repertorio, alguna canción nueva, de las que estamos preparando para el nuevo disco, que, aunque están muy en pañales, está bueno testearlas con el público y ver qué pasa. También habrá invitados que vamos a estar confirmando en estos días, y estará La Saga como banda invitada".

Lo diferente será que "los chicos de La Saga tocarán al principio, en el formato tradicional. Nosotros lo que hacemos generalmente es que las bandas toquen en el medio del show, entonces tocamos un rato, sube la banda invitada, tocan un ratito, y seguimos nosotros. No lo vamos a poder hacer en este caso por una cuestión técnica ya que el baterista es zurdo, entonces tenemos que cambiar muchas cosas, y se pierde mucho tiempo y cae la dinámica el show". El resto, como lo espera la hinchada, será igual a lo que ya puede definirse sin problemas como "lo de siempre": una banda que devino clásico y referente de la escena roquera vernácula, pero adaptada, por experiencia, a formatos y requerimientos que funcionan en cualquier escenario del planeta.

La historia que seguirá a esta vuelta a la capital confirma la regla. Más presentaciones en el exterior, un nuevo disco, y la idea de "no parar". Confiado en su memoria, Emiliano anota fechas y lugares que pintan una hoja de ruta algo estresante, pero pensada para mantener la sigla NTVG como marca de exportación. "Tenemos un montón de viajes y conciertos por todos lados. Planeamos volver a México, a Estados Unidos, e iremos por primera vez a Colombia. A Argentina, por supuesto: vamos a hacer dos fechas, ahora en mayo, en Argentinos Jrs. Y después, no queremos descuidar algunos lugares que ya hemos ido, como España y Alemania, a donde vamos a ir en setiembre, también Brasil para el que todavía no tenemos fecha fijada. La idea es no parar a pesar que es año de grabación de disco, y seguir tocando en Uruguay lo más posible".

Pasaporte sellado. Pasar por aduanas y oficinas de migraciones no es algo nuevo para el combo roquero ni su equipo técnico. Es más, a esta altura ya es parte del oficio y la dinámica "familiera". "Mirá, somos un grupo de mucha gente. Pero igual tenemos distintos tipos de giras", explica Emiliano. "A Uruguay y Argentina viajamos más personas todavía, somos como 16, y cuando vamos más lejos somos 13". Y siempre "intentamos divertirnos y si bien muchas veces pueden haber roces propios de la convivencia, más cuando te vas mucho tiempo, sabemos bien todo lo que le molesta al otro. Y lo que tiene de bueno es que no somos un trío, entonces cuando te peleás con uno tenés ocho para quedarte un rato, enfriarte, y volver a amigarte".

En ese clima, en marzo del año pasado se fueron a Cuba, donde además de los shows tuvieron la oportunidad de tocar con músicos de la isla en una experiencia que definen como "divina". "Es de la cosas que rescatamos, lo que nos quedó del viaje: la calidez de la gente, y que lo poco que tienen lo comparten. Incluso nos quedamos un tiempito más para recorrer por separado, y estuvo divino". Tiempo después, el salto fue hacia Estados Unidos. Y allí "se marcó el contraste, al menos en infraestructura. En Miami y Nueva York nos encontramos con muchos uruguayos en los shows. Y en Texas tuvimos más bien público local. Pero estuvo muy bien en todos los lugares. A eso ya estamos acostumbrados por todas las veces que fuimos a Europa: es a conquistar el público ahí, en el momento".

Mes de retiro. Pese a toda esta actividad, la banda ya reservó el mes de junio para un encierro en el estudio. Esta vez será en casa, en Elefante Blanco. Y el único apuro para redondear el nuevo disco, que todavía no tiene título, estará pautado por las ganas de trabajar o el cansancio: no hay horario ni reloj que condicione; si se enfría el agua del mate, la cocina está cerca, y un enorme sillón, ubicado casi al centro de una de las habitaciones de la primera planta, puede ser un buen destino cuando el sueño apremie.

Las canciones ya están ensayadas y casi prontas desde febrero pasado, cuando se reunieron en una casa en Parque del Plata para comenzar con este proyecto. "En la producción va a estar Juanchi Baleiron, de Los Pericos, que se va a sumar ahora al trabajo. Y en este momento, como te dije, estamos en un proceso de filtrar el material que tenemos. Eso incluso va a continuar en el proceso de grabación, donde pueden llegar a cambiar hasta el género de una canción, más como somos nosotros que nos gusta investigar y divertirnos en el estudio".

Lo que, anota Emiliano, es parte de "nuestra preocupación por se puntillosos y hasta obsesivos en las mezclas, en las tomas de sonido. Hasta no quedar todos conformes con el sonido no paramos".

Previsible: Ni bien se agotaron las entradas para el 7, agregaron la función del sábado 8.

"Está bueno nutrirse de lo que suena aquí"

Emiliano Brancciari se ajusta muy bien al perfil clásico del "pibe de barrio", y al mismo tiempo al del roquero que no para de escuchar, incluso a sus colegas locales. En este rubro, "Socio, por ejemplo, aparte de ser amigo me parece que es una de las cosas más originales que han surgido en los últimos años. Es un gran compositor y que además investiga, mezcla cosas, escucha mucha música, y tiene un talento enorme. El primer disco está buenísimo y seguro que el que está por grabar también".

Otra banda que lo atrae es Closet: "tiene mucho potencial y seguramente va a marcar como un camino. Después una vez que estuvimos en Buenos Aires, teníamos un día libre y fuimos a Cuatro Pesos de Propina, y la verdad que me sorprendió pa-ra bien. Yo los había visto sólo una vez , creo que como teloneros de Manu Chao en el cine Plaza, hace mil años. Y los volví a ver en Buenos Aires y suenan increíble, y lo que generan en el público es notable". Este menú de audiciones regulares, dice, se completa "con las bandas de siempre que siguen creando y vienen marcando tendencia.

De barrio: Mate, patio y música

Por la calle Juan Paullier, a escasos metros de la esquina con Canelones, No Te Va Gustar tiene su fortaleza. No es una mansión amurallada, ni flanqueada por guardias sobrealimentados con esteroides. Parece, incluso desde la entrada, una casa de barrio, pero acondicionada como espacio de convivencia musical. Un estudio, una habitación que funciona como oficina, otra con televisor y un gran sillón, y, obviamente, la cocina de la historia: el lugar donde armar el mate, mirar algunos videos del viaje a Cuba (el que no anduvo en el DVD), y charlar de bueyes perdidos antes de la entrevista. Allí ensaya y graba este exitoso combo roquero, que ya dio la prueba de ingreso a la siempre atribulada, muchas veces gris y hasta "sospechosa" (por temor a las clásicas tentaciones del glamour, claro) galería de famosos vernáculos. Ciertamente, ni Emiliano Brancciari ni el resto de los músicos dan formalmente con el perfil oficial de los "famosos para la foto". En su lugar, parece haber bastante tiempo para el mate ya pronto, algún pucho, y la charla sin apuro sobre las giras, el nuevo disco y los viajes que están por venir.


Fuente: http://www.elpais.com.uy/100429/pespec-485374/espectaculos/un-doblete-para-el-cierre-de-gira