lunes, 29 de junio de 2009

"Nos gusta disfrutar del camino"

No Te Va a Gustar desembarcará el próximo sábado en Cipolletti, para celebrar sus 15 años de carrera con el público de la región.

La banda uruguaya presentará su último disco, “El camino más largo”, en Kimika. Las entradas anticipadas están a la venta en Saturno Hogar (Alcorta 261) o a través de http://www.viaticket.com.ar/.


Neuquén > El formar una banda es un sueño compartido por muchos adolescentes y, de hecho varios de ellos lo concretan, aunque el tiempo suele ir aplacando la euforia del comienzo y el proyecto grupal, tarde o temprano, termina por disolverse. Quizás estas también hayan sido las expectativas iniciales de la banda uruguaya No Te Va Gustar (NTVG) que, hoy celebra sus primeros 15 años de trayectoria, con el patrimonio de ser por estos días una de las bandas más convocantes de la escena rioplatense.

El superar las propias aspiraciones siempre es algo gratificante, aunque nada del éxito de la banda charrúa es producto del azar o la casualidad sino de ser perseverantes en el oficio de “remar” detrás de su pasión musical. Así, con su propuesta rockera que nunca se cansa de indagar en géneros disímiles que van desde el candombe hasta la electrónica y el tango que se colaron en su última placa, NTVG ya suma por miles sus seguidores a ambas márgenes del Río de la Plata y en el viejo continente.

Luego de llenar tres estadios Luna Park en abril y de finalizar una gira que los llevó a recorrer escenarios de Cuba, Costa Rica, Alemania, España y Suiza, Emiliano Brancciari (guitarra y voz), Gonzalo Castex (percusión), Martín Gil (trompeta y coros), Denis Ramos (trombón), Mauricio Ortiz (saxo tenor), Marcel Curuchet (teclados), Guzmán Silveira (bajo) y Diego Bartaburu (batería) festejaron su aniversario junto al público charrúa con un ciclo de tres conciertos en la intimidad del Club La Trastienda de Montevideo que terminó ayer. Unas horas antes de salir a escena Brancciari, en un receso tras la prueba de sonido, habló de planes de celebración, nuevos proyectos, esperados reencuentros y de cómo el espíritu con el que nació la banda sigue intacto.

¿Por qué decidieron festejar estos 15 años con un show más bien íntimo y no hacer algo más masivo? En principio por la época del año. Acá en Uruguay para hacer shows grandes tenés que tocar al aire libre y la última vez que lo hicimos fue cuando cumplimos 10 años y lo hicimos en la calle juntando abrigo para donar. Después, como es difícil ponerte a tocar con el frío que hace, decidimos hacer para los 15 años este festejo. En vez de juntarnos a comer un asado, juntarnos a tocar en un lugar chico que nos hace recordar de nuestros comienzos, con la gente más cerca, con más calor.

¿Van a hacer un recorrido por toda la discografía de la banda? Vamos a tocar un poquito de cada disco, pero más bien de un espíritu revisionista. Agarrar canciones que no hacemos desde hace mucho tiempo. Además va a haber varios músicos amigos que nos acompañaron en estos años, porque decidimos que sea un momento compartido de ellos con nosotros. Inclusive van a estar nuestros antiguos compañeros: Mateo Moreno (ex bajista)Pablo Abdala (ex baterista).

Y, siguiendo con la celebración ¿se viene una edición triple con material remasterizado? Sí, estamos trabajando en eso para a fin de año poder sacar todo. Como se cumplen los 10 años del primer disco, vamos a sacar una edición triple con el disco original, con rarezas, remezclas, temas grabados de nuevo. Lo está produciendo Mateo (Moreno) eso. Después vamos a sacar también un DVD con cosas de las primeras épocas y otras de ahora que lo está dirigiendo el “Chamaco” (Abdala).

Todos los aniversarios invitan un poco a la reflexión, viendo desde dónde partieron cuando eran adolescentes y los cambios musicales que tuvieron… Sí, por supuesto. La verdad es que hasta donde llegamos y las cosas que hemos hecho en estos 15 años fue mucho más de lo que esperábamos a priori. La verdad que poder seguir viviendo la música como la expresamos, con esta emoción cada vez que vamos a tocar y estas ganas, después de 15 años, nos hace muy felices.

A Neuquén van a traer “El camino más largo”, tal vez el disco más conceptual del grupo, que en cierta manera parece hasta como una declaración de principios de la banda por todo lo que remaron para llegar hasta acá… Tiene mucho que ver con eso y en la forma en que vivimos la música y la vida. Siempre intentando disfrutar del viaje, nos gusta disfrutar del camino. No tanto pensado en llegar a algo sino en todo lo que pasa alrededor de ese proyecto.

En cuanto a este mensaje, ustedes tienen un público adolescente considerable y quizás es una generación que está más acostumbrada a la rapidez y quemar etapas… Bueno el mensaje nuestro es ese, tomarlo o no depende ya del receptor. Nosotros vivimos así. No es que estemos tratado de cambiarle la cabeza a nadie, pero al vemos demostrar cuál nuestra realidad y nuestra manera de pensar. Si a alguien le sirve, mejor.

A aquellos que critican el nuevo disco por los cambios en el sonido, y que añoran la propuesta de la banda a los comienzos ¿qué opinión te merecen? Y, eso no va pasar. No va a pasar porque nuestra vieja época ya fue y para nosotros es fundamental innovar, divertirse, moverse y no estancarse, no repetir fórmulas. No es posible que a los 31 años estés componiendo una canción como a los 17, porque sos ya otra persona. El que quiera escuchar la banda como era antes tiene los discos y puede seguir escuchándola, pero nosotros volver ahí ya no, esa es la verdad.

La decisión de seguir produciendo en forma independiente ¿tiene que ver con mantener total libertad a la hora de crear? En cuanto a eso nunca tuvimos problemas. En algún momento cuando firmamos con algún sello, tampoco tuvimos problemas. En la experiencia de compañía que tuvimos nadie nos dijo qué teníamos que hacer y que no. En ese sentido siempre fuimos libres, independientes o con el sello que nos tocara. Sí, necesitamos tener el control sobre lo que hacemos y sobre los tiempos, que eso es lo más difícil. Poder elegir nosotros más o menos cuándo sale el disco, elegir más o menos cuánto se invierte en un disco. Eso es lo más importante que tenemos porque ya nos ha pasado, cuando grabamos con una compañía el segundo disco, estuvimos 5 meses esperando que salga y llamando todos los días. Nos mataba estar con la ansiedad a mil, y después de ese disco no nos pasó nunca más. Igual sabemos que con nuestro arte somos dueños de hacer y deshacer.

En cuanto al último disco, alguna vez plantearon que tenía los temas que querían tocar en vivo para renovar los shows. Ahora que tuvieron la oportunidad de testearlo en las giras ¿pudieron comprobar si en vivo funciona realmente bien? La verdad que sí, es lo que estábamos buscando que fuera. Es como que vamos, tocamos y la gente se suma enseguida. Incluso algunas canciones del disco ya las conocía y es importante que salgas de gira y que la gente ya conozca los temas nuevos, te da de entrada la pauta de que salió bien.


La historia

La primera formación de No Te Va Gustar se remonta a 1994, cuando la mayoría de sus integrantes rondaban los 16 años. El trío rocanrolero del comienzo dio paso, ya en 1997, a una propuesta más amplia, con percusión y vientos, y la llegada de nuevos ritmos como reggae, candombe y ska. Con esta fusión como sello de identidad, el grupo fue ganando poco a poco su lugar en la escena del rock charrúa. Más tarde, a partir de la puerta que abrió su compatriota La Vela Puerca, NTVG se animó al cruzar el charco y hacerse su espacio en el gusto argentino. En 2006, la edición de la cuarta placa de la banda “Todo es tan inflamable” estuvo acompañada por la partida de dos de sus integrantes Mateo Moreno y Pablo Abdala. A pesar del impacto de esas partidas, el grupo continuó su camino con la incorporación de Diego Bartaburu y Guzmán Silveira sin que su unidad y su sonido se resientan.