viernes, 24 de abril de 2009

El camino de No Te Va Gustar

La banda uruguaya presenta su disco con tres funciones en el Luna Park.

Es un tipo tímido Emiliano Brancciari pero tiene experiencia acumulada como para disimularlo. Esa misma timidez es la que le da mayor credibilidad a las letras y a los hechos que rodean a El camino más largo , el sexto álbum de No Te Va Gustar que tendrá su presentación en suelo porteño entre hoy y el domingo, en el Luna Park.
"Siempre toqué a un costado del escenario y ahora me animé a pasarme al medio, pero tampoco soy el Puma Rodríguez, no sé hacer más que lo que hago", confiesa el cantante nacido en Munro y emigrado a Montevideo en la adolescencia, ciudad en la que hace 15 años fundó NTVG. "Al principio no miraba a la gente, -agrega-, después empecé a mirar de frente pero con los ojos cerrados y ahora un poco los abro y otro poco los cierro, pero ya sin miedo."
Para el octeto uruguayo corren tiempos de madurez y maduración y Emiliano, compositor de todas las letras, lo deja en evidencia en sus canciones: puntos de vista, críticas, palabras de amor ("ya les dediqué temas a toda mi familia, me gusta hablar de amor"). No le molesta tomar el camino más largo y menos le alcanza el hecho de llegar, tal como dice en "El camino". "La idea es no pensar mucho cuando encarás un trabajo creativo, no ser calculador ni pensar en las consecuencias que pueden tener tus letras. Quizá, con el correr de los discos y de las canciones compuestas pueda hablar con un poco más de autoridad con respecto a mí mismo, a tener menos miedos, a estar más informado y saber que no estoy pisando en falso, que lo que digo es lo que creo y que son mis convicciones."
Pero, de qué se trata El camino más largo . ¿Qué hay detrás de ese nombre? "Es un concepto que nos engloba en muchos sentidos, en la forma en que vivimos y en la forma que nos tomamos la carrera en estos 15 años. Es un título con el que nos sentimos identificados. Siempre intentamos disfrutar, sufrir o lo que sea que nos depare el viaje pero no pensar tanto en llegar a algo porque esas cosas llegan solas. Llegás a los mismos lugares pero haciendo un esfuerzo y dejando los atajos de lado porque el fin no es arribar sino disfrutar del viaje."
Tan sólo cinco años atrás NTVG desembarcó en Buenos Aires, tocó en San Telmo para 300 personas y debió agregar una fecha en un día poco usual, un lunes. "No estaba previsto y como ya teníamos los pasajes para volver a Montevideo esa noche bajamos del escenario y salimos corriendo a la terminal. La idea es tocar y mostrar nuestra música en la mayor cantidad de lugares posibles. A Europa vamos casi sin equipo técnico. Nosotros cargamos los equipos y armamos todo como lo hacíamos en Uruguay hace diez años. Esas cachetadas al ego nos hacen bien, nos unen como banda y nos permiten sentir que seguimos dejando el lomo por el grupo."
Lo primero es la banda. Emiliano y los suyos vienen de tocar por primera vez en Cuba y Costa Rica, y tras estos shows volverán a girar por Europa. "La dedicación es full time . Todo lo demás tiene que esperar, hasta los temas personales."