domingo, 19 de octubre de 2008

Músicos que juegan en equipo (Diario Rio Negro)

La banda uruguaya presentará "El camino más largo" en la zona.

No Te Va a Gustar transita un personal camino con letras sensibles, inteligentes, y un sonido alejado de cualquier etiqueta.
La banda que el sábado próximo estará en el club Pacífico de Neuquén y el 26 en Plaza Huincul está integrada por Emiliano Brancciari, en voz y guitarra; la percusión de Gonzalo Castex; Martín Gil en trompeta y coros; el trombonista Denis Ramos; Mauricio Ortiz en saxos tenor y barítono; los teclados de Marcel Curuchet; Guzmán Silveira, en bajo; y el baterista Diego Bartaburu, con quien "Río Negro" dialogó en el hotel donde se hospedan en Buenos Aires.
"La construcción de un grupo que tire parejo, todos aporten solidariamente, es importante en NTVG. Cada quien tiene su lugar y nunca la cabeza de cada uno de nosotros piensa en su propio lucimiento si no que buscamos arreglos que funcionen bien en conjunto. Somos músicos de equipo, digamos, nos gusta jugar en equipo. Eso también define el sonido de la banda. Yo hace un par de años que estoy en NTVG y fue algo que desde el principio noté diferente respecto de otros proyectos en los que había participado. Se ve enseguida que no hay egos que resalten, que se destaquen. Es un trabajo de conjunto", señaló Bartaburu.
- Así los he visto trabajar en la construcción de su estudio, en la elaboración de los arreglos, en el intercambio de opiniones.
- Es así. De hecho, todos nos ensuciamos las manos, nos metemos en los arreglos del otro. A mí se me puede ocurrir uno para guitarra y lo hablo con Emiliano; él piensa uno de batería, y me lo pasa. Todos participamos en lo de todos. Lo del estudio ya es una realidad, por suerte nos quedó precioso, ahí se grabó enteramente nuestro nuevo disco "El camino más largo".
- El camino más difícil, más arduo, pero más seguro.
- Cada uno de la banda lo puede ver distinto? Yo veo que se hace mejor el camino dando los pasos sobre seguro, haciendo las cosas bien. No es más fácil, pero es el mejor. Es mi interpretación. Lo hablamos mucho, somos ocho y cada uno de nosotros lo veía de un modo diferente. Además, de que a cada uno le sugirió cuestiones disímiles, el título tiene algo de valioso, de poético, si se quiere. Al final se eligió por votación; había otros y éste ganó por amplia mayoría. Es un fragmento de la letra de dos canciones.
El estudio ("Elefante Blanco") está ubicado en la calle Juan Paullier, barrio de Parque Rodó. "Precioso barrio. Algunos vivimos cerca. Estamos a cinco cuadras del lago del parque. En Montevideo se vive tranquilo todavía, tiene el ritmo de una capital de provincia, la gente camina sin problemas por sus calles. Aunque ha crecido nuestro trabajo en la Argentina, en Buenos Aires, nos quedamos allí porque todos queremos mucho esa ciudad, somos de ahí. El otro día estábamos hablando con Emiliano de lo lindo que sería, imaginate cuánto nos gusta la tranquilidad, vivir en Colonia. Más tranquilo todavía?".


A pesar de las llamas


"Las letras de NTVG, en general, hablan del amor, del desamor, pero también está el contenido político, social. No sé? Está la muerte, como en el primer corte del nuevo compacto. Es una mirada? El personaje que habla, murió y le canta a su amor que quedó en la vida. Algo parecido a la historia de aquella película de los noventa ´Ghost´. Es una mirada, decía, optimista sobre la vida, porque en la muerte quién sabe que pasará del otro lado (sonríe Diego Bartaburu). El letrista de la banda es Emi? Y yo veo muchas veces que cuando un tema le choca, le ha impresionado o dolido, se calentó con alguna cuestión, por alguna noticia o lo que sea, eso le inspira para escribir canciones. Es un loco que mama mucho de lo cotidiano, un loco muy justo, con unos principios muy buenos, muy sanos. Se indigna con una cantidad de cosas de la política, que funcionan mal en la sociedad y eso es el motor de sus letras", reflexiona Bartaburu.
- Canciones que cada uno desde su instrumento, interpreta.
- Totalmente. En la banda todos tenemos que estar de acuerdo con lo que se dice en las letras. Y desde cada instrumento, lo que yo hago para mi interpretación, es alimentarme de la emoción que contienen y tratar de traducirla en los sonidos que hago. Utilizarla como un resorte para lograr determinada sonoridad. Genera como un estado de ánimo que me lleva a tocar de determinada manera.
- Mirado globalmente el disco, ¿qué emociones te generó grabarlo?
- Hay una canción, vieja de la banda, que se llama "Tan lejos", de la que habían hecho un demo hace como ocho años, cuando yo no estaba. El estribillo dice "cantando a pesar de las llamas"? Ellos me la mostraron en una de las giras por Alemania y me encantó. Nunca la habían grabado por una cosa u otra. Desde ahí, empecé a insistir para que la grabáramos, varios nos fuimos contagiando con la idea y fue sumamente emocionante poder registrarla en este compacto. Todavía me emociona cuando la escucho? En general, es un disco bastante fuerte. A nivel emociones hubo de todo. También es variado, tiene todo tipo de contenidos.
- Cantando a pesar de las llamas. Una decisión vital. Seguir a pesar de lo que perdemos, se nos cae de las manos, se nos aleja o no funciona.
- A pesar de todo eso, seguir siempre adelante es lo que nos va a alimentar. Construir. Lo que ocurre, mucha veces, las noticias, tiran para atrás. Pienso que no estaría mal que se publicaran más buenas noticias. Por lo menos en el Uruguay, hay un cierto pesimismo basal que nos impide desarrollar nuestro potencial en su totalidad, de la mejor forma posible. Nos creemos que somos los uruguayitos del segundo mundo y no podemos hacer cosas buenas. Hay ese pesimismo en nuestra idiosincrasia. La mejor respuesta es trabajar yendo siempre para adelante.

Fuente: